Juanita no es un dibujito. En parte es lo que todos tenemos adentro y que se libera con la música. Juanita está en nosotros pero también está a nuestro alrededor. Un dibujo puede no hacerle justicia a Juanita, pero seguro se acerca más a lo que ella es que una persona de carne y hueso. Porque Juanita no es de carne y hueso. Juanita es, Juanita.

Gorillaz no es una banda de carne y hueso tampoco. Fue concebida en 2000 como un proyecto conjunto del cantante inglés Damon Albarn (conocido como frontman de Blur en los 90) y el productor estrella Dan “The Automator”. Las visuales corrieron por parte de Jamie Hewlett, famoso caricaturista creador del cómic “Tank girl”.

Recuerdo haber visto, allá por 2002, el video de “Clint Eastwood”. Era un mundo totalmente nuevo. Una banda virtual que “tocaba” en una especie de cementerio con monos gigantes y en una tierra que se abría bajo sus pies. Después salía un fantasma azul (Del tha Funkee Homosapien) que rapeaba y le hablaba al oído al “cantante”.

Gorillaz era una banda entre comillas.

Pasaron los años, pasó probablemente su Gran Disco, Demon Days (2005) y llegaron a los 10 años. Tocaron el mes pasado en Glastonbury. Pero ya no era solo una banda virtual: acá estaban Damon, Miho Hatori, Tina Weymouth y Chris Frantz. Sumado a la base metieron otro baterista, un tecladista, una septeto de cuerdas compuesta de chicas con uniformes símil-militar y una multitud de invitados. Desde Lou Reed (just a perfect day)  hasta Snoop Dogg, pasando por los raperos de De La Soul (sí, los de “Feel Good Inc.”) y el mítico cantante soul Bobby Womack (en “Stylo”).

Tocaron casi todo su nuevo disco, Plastic beach. Es un disco de canciones, claramente pop, que llega hasta extremos inimaginables. Este ya no es el proyecto paralelo del cantante de Blur, es una banda con todas las letras y grandes canciones. Por ejemplo la excelente “Superfast Jellyfish”, con la perfecta incorporación del cantante de los Super Furry Animals, Gruff Rhys.

Juanita cree que Damon reapareció en escena y dejó de lado los dibujitos animados para, por ejemplo, invitar a Lou Reed. Lou Reed no va a cantar con dibujitos. Igualmente Juanita no cree que puedan recuperar ese impacto, esa llegada de ser una banda cuyos protagonistas no tenían DNI. Ahora vuelven a apostar a la música y no creo que les esté yendo mal. Digamos que no cualquiera cierra el 40º Glastonbury…