Juanita volvió a comprobar que los músicos de jazz son más buena onda que los de rock. ¿Cuántas veces llegaste a un recital de, ponele, Divididos, y te encontraste con los músicos ahí en la puerta charlando de minas, de música, de política, tomando algo y esperando para tocar? ¿Nunca? Bueno: eso fue exactamente lo que se encontró Juanita el jueves pasado al trasponer el umbral de Virasoro bar.

Un día triste en Buenos Aires, que no impidió que las huestes jazzeras se movilizaran hasta esta hermosa casona restaurada de Palermo. El motivo era nada menos que homenajear al gran saxofonista Sonny Rollins, que sigue vivo y acaba de cumplir 80 años. Rollins fue, junto con John Coltrane, uno de los creadores del sonido moderno del saxofón en el jazz.

Estos jazzistas son muy afectos a los “homenajes” y a las “reelaboraciones” de las músicas de otros… ¿Por qué será? En este caso la idea fue de RadioMontaje, un programa de radio que se emite todos los lunes de 22 a 24 hs por FM La tribu. El ciclo se llama “10 músicos argentinos homenajean a 10 grandes figuras del jazz” y la cita es todos los jueves de octubre, noviembre y diciembre en Virasoro bar, a las 21.30 hs. Ya pasaron Patricio Carpossi y Sergio Wagner, entre otros. El pasado jueves 28 era el turno de Mariano Loiácono, y hacia allí fuimos con la gentil invitación de Jorge Freytag.

“El sonido que tiene Jarrett, boludo… Yo cuando lo vi en vivo casi me muero”, dijo Francisco Lo Vuolo (piano) mirando el DVD que pasaban por la pantalla gigante, sentado en las escaleras con sus compañeros. A su lado, Mariano Loiácono (trompeta) reía. Frente a ellos, en un par de sillas, estaban Pablo Motta (contrabajo), Sebastián Loiácono (saxo tenor), Ramiro Flores (saxo alto), Gustavo Musso (saxo alto) y Luciano Ruggeri (batería). La gente que iba llegando seguramente no pensaba que esos animados jóvenes serían los músicos que en apenas unos minutos nos pondrían los pelos de punta con sus notas.

Minutos después de las 10 de la noche arrancó la música. Anunciado como quinteto, Juanita se vio abrumada por los siete músicos, especialmente por la potente línea de vientos que componían los tres saxos y la trompeta. El primer tema despabiló al poco numeroso pero atento público de Virasoro: “Doxy”, un clásico de (justamente) Sonny Rollins, con un destacado solo de Gustavo Musso.

En jazz los temas deberían medirse por cantidad de solos.

El carácter alternante (y humano) de la música llevó a continuar con un tranquilo standard, tras el cual los vientos dejaron al resto de los músicos, en formato trío, para “Blue 7”, otro tema de Rollins del disco Saxophone colossus (1956). El muchacho que estaba conmigo en la mesa no podía evitar reírse de los gestos espasmódicos de Lo Vuolo en el piano.

La banda en pleno volvió para los siguientes dos temas, ambos de Rollins: “Valse hot” y “The eternal triangle” (“que lo pronuncie Motta, que vivió en el exterior”, lo chicaneó Loiácono). “Pónganse el cinturón”, dijo el trompetista antes de empezar lo que, efectivamente, sería un acelerado viaje en esta montaña rusa de sonidos.

Juanita se sintió acariciada por las notas de este septeto. A la salida se despidió con la alegría de haber presenciado un concierto memorable cortesía de Radio Montaje. Esperamos ansiosamente las próximas fechas del ciclo.

Ciclo “10 músicos argentinos homenajean a 10 grandes figuras del jazz”. Todos los jueves de noviembre y diciembre. 21.30 hs. Virasoro bar. Guatemala 4328. Entrada: 25$. Programación completa acá.