Dispuesta a arrancar el año con nuevas sensaciones, Juanita llegó a Café Vinilo el viernes a la noche. Esperaba ver a Mompox, banda amiga del CC Matienzo y Radio Colmena, que prometían presentar algunas canciones de su segundo disco próximo a grabarse.

Hacia las 9.30 se apagaron las luces y salieron los muchachos, todos de riguroso negro y el bajista Eze Spinelli (musicalizados de Radio Colmena) con una máscara tipo 100% lucha. Arrancaron con un tema nuevo, de atmósfera grandilocuente y climas onda Björk.

Se trata de un Mompox renovado. Mucho teclado y programaciones, menos guitarra y orquestación, pads de batería electrónica, generaron un sonido más electro y menos folk, por momentos cercando al Radiohead de Kid A. Los vientos (trompeta y trombón) engancharon muy bien con esta nueva propuesta.

Siguieron “Feel alright”, “Colours” (así, con “u”, bien british) (“yellow is the colour of the sand/ it simbolizes light/ light is yellow, I don’t know why”), “Back to me” y “The sisters Klein”. Todos temas de su primer y por ahora único disco, Mompox & the big umbrella (2010). A Juanita le gustó ese cambio de perfil, con menos coros y armonías y más bases electrónicas.

Llegó “Ol’ Mary dances alone” (o como se llame), un reggae del far west que siempre marca el punto más alto de los shows de Mompox. A continuación el cantante Tobe se sentó al piano para la delicada “The story of a palm tree”. Y de nuevo a todo lo que da para “God give us a chance”, “So mad” (“telephones are ringing/ telephones are ringing”) y como bis, la hermosa “The way out”.

No se necesita mucho para llegar a la gente, por eso 80 minutos le bastaron a Mompox para decir: acá estamos, cambiamos de rumbo, y si les gusta bien, si no también. Una banda juguetona, como le gusta a Juanita, que tiene buena química en el escenario y que cantan en inglés. Será la posmodernidad.