No hay muchas cosas para hacer un domingo a la noche. Para Juanita, esos días son los ideales para dejarse llevar en sus habituales paseos en la cresta de la música. Con una melodía inesperada, puede despertar del letargo más profundo y renacer, cual ave fénix, para afrontar una nueva semana.

Son muy comunes los “ciclos” en el mundo del jazz. Músicos que se conocen hace años o que apenas se han visto y eligen, cómo si no, conocerse a través de la exploración sonora conjunta. El jazz además tiene la herramienta perfecta para esa sociabilidad: los llamados standards. Justamente, los domingos de mayo en Virasoro bar se ha venido presentando el “Jazz standard trio”.

Las calles de Palermo estaban curiosamente vacías, por los alrededores de Guatemala y Scalabrini Ortiz. Unos adolescentes enamorados me preguntaron dónde quedaba Plaza Serrano.

Un recital en Virasoro arranca desde que entrás a esa hermosa casa art decó de la década del ’20 del siglo pasado. Usualmente los músicos están sentados en una mesa en el descanso, ahí en la entrada, comiendo algo. Esta vez era una ensalada de remolacha para Paula Shocron (piano), sopa de camarones para Jerónimo Carmona (contrabajo) y pizza de roquefort para Eloy Michelini (batería)… o al menos eso es lo que le pareció a Juanita, ya inmersa en la calidez de esas luces bajas y Vinicius desde un video proyectado tras el escenario.

Pasadas las 10 de la noche salió la banda. O mejor dicho, subieron al escenario, porque estaban ahí al lado.

Solo de batería de Eloy. Paula lo mira como diciendo “¿a ver qué tenés?”

Jerónimo parece sufrir al hacer sonar las gruesas cuerdas de ese instrumento-animal.

Eloy juega con la batería. Golpea el fierro de los platillos. Cambia de ritmo en medio de un solo de contrabajo.

Todos se miran.

A un recital de jazz podés llegar tarde y no te perdés nada. Entrás en otra frecuencia pero orbitás a la misma distancia.

Podés no reconocer ninguna “canción” pero igual disfrutarlo. O sin “igual”. Disfrutarlo.

Pasaron “Heart and soul” y “This here”. Paula se lo dijo a Juanita tras la despedida, que hubiéramos querido que no llegara nunca. Pero este domingo 29, todos podemos volver.

Jazz standard trio. Paula Shocron, Jerónimo Carmona y Eloy Michelini. Virasoro bar. Guatemala 4328. Entrada: 25$.
_