Juanita estuvo de paseo por uno de esos lugares que le traen recuerdos de otras épocas. Esos tiempos en que la música se palpitaba en sótanos, subsuelos y locales de mala muerte desperdigados por los barrios y el centro de Buenos Aires. Algunos de ellos sobreviven, aunque ahora no se puede fumar y no dejan entrar más de una persona por metro cuadrado.

En la calle Estados Unidos, pleno San Telmo, a metros de la Facultad de Ingeniería de la UBA y de una estación de servicio (?), está el local al que se dirigió Juanita ayer sábado 25 de junio. El motivo, el Primer Festival de Bandas ABAJO AL COSTADO, programa de radio amigo que se emite todos los jueves de 22 a 23 hs por Radio Sentidos.

En la vereda Juanita se encontró con Pablo y Fede, de Folioscope, una de las bandas que tocarían más tarde en el festival. Ese gusto por el aire libre que solo las heladas noches porteñas nos otorgan, esa alegría de haber dejado atrás una semana de lluvia y humedad dando la bienvenida definitiva al invierno que se avecina, sellaron el encuentro. Minutos más tarde arrancamos para el subsuelo.

Los muchachos del programa estaban ahí, tras bajar una empinada escalera y saludar a un “guardia de seguridad” entrado en años, con músculos enflaquecidos y cara de pocos amigos. Juanita se escabulló entre la música de Darío Rocketsound, que sonaba como apertura del festival apenas pasadas las 12 de la noche.

Caras conocidas, viejos amigos de transitados caminos de la vida en los cuales Juanita gusta de regodearse. Cerca de la 1 de la madrugada subió la banda amiga, la banda de nuestro amigo invitado el pasado 2 de junio, Folioscope. Sonaron sus clásicos “Assurance tous risques” (“que hace mucho que no lo tocamos”), “Mandarinas”, “Prairée oyster”, el de las codornices (“que ya no tiene más codornices”) y el “Hit”, a pedido del amigo Papa (“lo vamos a tocar con mucha mala onda”). También hubo un par de covers: “Mamma mia” de ABBA (!) y “Juxtaposed with U” (Super furry animals).

Folioscope mostró como siempre su sensibilidad pop, su apego a las melodías dulces y pegajosas. Pero también vimos una nueva faceta, en el último tema (incluido en su disco actualmente en grabación): distorsión y ataques de guitarra con onda pos-punk, casi pavementesca.

Juanita pasó una linda noche, que siguió hasta bien entrada la madrugada, hasta que los adoquines de las calles de San Telmo dejaron de vibrar con la música nocturna para rendirse a la luz del sol…