Tiene ska, tiene blues. Tiene mucha mezcla, podrían encajar en un recital de los Blues Brothers, de Aretha, de los Specials.

Esto es muy Creedence, más que Aretha. Si le cambiás la voz es Creedence (o Ray Charles).

Las letras de amor de amor de personas que por su edad nunca podrían haberlo vivido. Chequeen (son unos niños, ¡bravo!)

http://kittydaisyandlewis.com

En el Woodstock del 69 tenías que vivir y sentir todo lo que pasaba. Esta música es el “después” de un montón de cosas. En los 50 ni los abuelos de estos pibes habían nacido.

No tenés nada en el techo. Todo en la cabeza. Se siente el espíritu Rockabilly, en el alma y justo ahi arriba, en sus flequillos.

– ¡Oh! Exclamó Juana Juanita – Qué bello encontrarse  con tanto groove, pasado, peresente y piel de gallinas alimentadas con grano orgánico. Tan café con leche.

“I’m going back/ I’m going back/ to the land of make-believe”. Un charleston de los 50. Tomar lo que se puede, hacer con eso lo que te salga, lo que vuele por el cielo de un domingo a la tarde de Glastonbury en un escenario para diez, veinte, ¿treinta personas? ¿Importa?

Instrumentales. Cómo nos gustan… “Paan Man Boogie”. Rockabilly, o como dice Allmusic “rythm & blues de primera generación”.

Es un trío pero raro, los tres hermanos hijos de músicos, el más joven ni tenía 13 años cuando sacaron el primer single en 2005. Kitty tenía 12, Lewis 14 y Daisy (viejaa!!) 16 añitos. Todos cantan, todos bailan, las voces femeninas son tan encantadoras y sugerentes que no podés evitar moverte.

Smoking in heaven es de esos discos que tenés que escuchar sin saber de quién son. Una prueba a tu oído, a tu corazón musical. Te promete hermosa primera vez. Juanita te la promete (musicalmente hablando y no también)

Están fumando en el cielo, y colgando 9 minutos con la guitarrita uiiiiiiiiii.

Juanita siente que esta música tan sencilla pero tan sentida, hecha por dos pibas y un pibe del Norte de Londres le llena el alma. Cómo tan lejos se puede hacer una música que reelabore una tradición sacralizable-no sacralizada, y que acá, en el Sur, la sintamos tan cerca.

Se tratará de eso la música. De sentirla cerca.

Chau che.

Kitty, Daisy and Lewis. “Smoking in Heaven”