El sábado a la noche Juanita se dividió, por esta cualidad que ella tiene de estar en dos lugares a la vez: su casa, el Matienzo, con el recital de Folioscope y Café Vinilo, con su amiga Sofía Viola. Y se despertó hoy a la mañana y como es obvio que no captó tanta información en esas circunstancias dijo “voy a llamar a mi amiga Sofía”. Y la llamó, y ella atendió, y recordamos juntos ese hermoso recital. La música vuelve a Juanita omnipresente.

Ella solita entre tanta gente, en Café Vinilo, una noche lluviosa a la una de la mañana. Terminó como a las tres y era ¿qué hago ahora?

“Muna munanqui”, primer tema de esta noche. Subió con un morral, eh me acabo de bajar de bondi, permiso, puedo tocar? Adelante, cómo no. Fuertísimo aplauso de la platea llena, mucha gente que la había ido a ver especialmente cual groupie incondicional. Y mucho boca a boca “sabés qué, tenés que ver a Sofía Viola”.

Súper teatral en el escenario, genera personajes, se hace la rocker, la punky, te toca una chacarera y agita la cabeza a lo Angus Young. O unos tangos: “Resaca”, “Menstruatango” (!) y “A mí no”, que son tangos pero a lo Viola, como los de Piazzolla.

Estaba toda la familia, el viejo, amigos de la vida. El hermano la agitaba desde la tribuna, ella en un momento lo calló porque estaba haciendo bardo. Y el papá, “¡PAPÁ, VENÍ A TOCAR!” y él obediente, todo tímido, agarró la trompeta y se puso a tocar, el Pollo Viola.

Sofi sola, Sofi con el viejo, Sofi con Barbarita, Sofi con toda la banda y después Sofi sola con Eze Borra. Y todo el tiempo Sofi con Juanita. Sí, muchos invitados esta noche. Eze Borra tocó en un tema el bajo y después percusión. Barbarita Palacios es la otra mitad de Las huevas son esta, tocaron unos temas intercambiando instrumentos, una peña modernizada. Y la banda Martín Sus en guitarra (alabada sea la Rickenbacker y su sonido psychedelic cumbias) y Pablo Ibáñez en bajo (Si! Sr). Todos con los ojos casi cerrados y los poros bien abiertos, hace que lo que se escucha, sea lo anecdótico y solo importe lo que se siente. ALMA, CORAZÓN Y VIDA, cantaba el Trio Los Panchos.

El diálogo, todo el tiempo ella con el público. La máscara de Satanás, “necesito una de hilo para el verano, si no me voy a morir…” para el tema “Ópera de un hombre corriente (Stracqualursi)” por un jugador de Ferro. ¿Por qué? No tengo la menor idea, mandá Sofía Viola al 2020 y recibí los secretos más oscuros y los porqué de los nombres de canciones más bizarros. JAJAJAJA, reía Satanás.

Muy contenta de estar ahí  con toda esa gente (casi que salta sobre la gente), pero se sintió triste porque hubo algunos que no pudieron entrar a verla, amigos, personas que realmente la fueron a ver porque la siguen, porque les gusta, pero el sistema es así… “Me quedo con los lugares chiquitos, yo con la gente” Dijo La Viola, mientras celulareaba con Juanita.

Felicidad en su cara, real, sentida, sincera. Algo más allá de las palabras, que solo la música puede expresar. Qué mejor para el andar de Juanita…“Croa, croa! Chia, chia!

“Cuando las almas se levanten, La Viola las hará cantar y bailar al ritmo de su charangón.”

Chau che. TAM-PÓN!

http://www.cafevinilo.com.ar/