You are currently browsing the tag archive for the ‘recitales’ tag.

Señoras y señores, terminó JuanaJuanita.

juanitasemuere

Nos vieron crecer, nos vieron morirnos de calor transmitiendo en cuero, nos vieron invitando a grandes figuras internacionales a los estudios de radio Colmena. Ahora no nos verán más. O sí, para seguir siendo Juanita en un renacimiento tan necesario. (no se olviden que fue el fin del mundo)

Llegó el final de este programa radial que nos unió dos años y cuatro meses todas las semanas en Radio Colmena. El miércoles 30 de enero de 2013 será recordado como el último JuanaJuanita. Todo sucedió entre las 23 y la 1 AM en el escenario del Matienzo.

Tocaron Las crème brûlée, Diego Banfi, Maxi y Pablo Traine. Hubo una recordada versión de “It’s the end of the world as we know it” de REM con Pablo y los Juanita. Y el final llegó con “Hey Jude” cantada por todos los que quisieron subir al escenario.

Acá lo pueden escuchar en Mixcloud:

JuanaJuanita – 30/1/13 (Juanita se muere) by Juanajuanita on Mixcloud

Chau che!

Y Juanita volvió a Ultra. Acorazado Potemkin decía el pizarrón que la recibió en la vereda de San Martín, a pasos de Galerías Pacífico en una noche, como diría Andrés, más que agradable para… ¡epaaaaa!

Me había invitado Juan Pablo, cuando estuvo en el programa. “Venite, Juana, que quiero que conozcas una luz nueva, extranjera”. Como a mí me gusta el verano, la noche, las ruedas y las calles cortadas, me mandé. En el colectivo fui escuchando un casete de Underworld en el walkman, comprado por siete pesos en el parque rivadavia y que reza second toughest in the infants. Ahí arriba, mucho antes de chocar contra Acorazado, entendí por qué la tarjeta se llama SUBE.

¡Oh, ha llegado la Juana!, se abrieron todos a mi paso. Patricio, también amigo reciente, me saludó desde la barra. Gustavo no dejaba de confraternizar con la maraña de asistentes que ya colmaban el recinto. Cerca y bien acompañada, como me gusta.

Tocaba una banda de apertura: Venus india, me acordé de la baterista porque me gustaba cuando la veía con Me darás mil hijos. Después vino y se paró al lado mío, ¡oh! La emoción.

Acorazado habrá empezado (¡versito!) cerca de las once. Estaba hablando con mi amigo Julius Solo cuando sentí el bajo de “Desayuno”. AHHHH, empezó a temblar Ultra. “Gustavo, qué pasa con el aire acondicionado!” ya lo increpó JP al segundo tema, creo. Mi memoria me está jugando malas pasadas. Por eso escribo. Pero el anotador me lo olvidé en el asiento del 80 en los 80.

Un solo disco tienen los tres ellos, Mugre, que si no lo escuchaste te podés meter acá o comprar la bella edición de Oui oui records. Cómo me sacudió el triplete “La carbonera-Caracol-Quiero”. Al palo, al hilo. Éramos como cien ahí abajo, la vi a la talentosa Flopa, me ilusioné un poquito con que subiera a cantar “La mitad”, pero no, la tarareó para sus adentros como yo.

“Nací junto a la carbonera de la ruta 202
Las uñas negras de mi padre, como mis hijos, como yo
Crá, crá, crujen los troncos y se aprende a sonreir
cerrando bien la boca y escupiendo el hollín”

Qué lindos los temas nuevos, no dijeron nombres pero la verdad espero con ansias el disco nuevo de Acorazado.

¿Por qué vas a recitales, Juana?, me preguntaba la gente esperando el bondi de vuelta, frente a un edificio-barco que supo ser de los ingleses. Porque me gusta volver a la madrugada con la camiseta transpirada y un recuerdo persistente en los oídos, de saber que fui testigo de algo único e irrepetible pero que, gracias al sabadabadueira, se repite cuantas veces lo queremos.

Acorazado Potemkin, por  Sebastián Molina

Acorazado Potemkin @ Ultra (como se pone ahora). Jueves 17 de enero de 2013. Foto: Sebastián Molina.

¿Qué esperaba Juanita cuando llegó el domingo al Luna Park? Catupecu machu, sí. “Todos somos héroes/ anónimos!!”

Dejaron de lado los escupitajos por los globos. Catupecu era un power trio punk-rock con uno de los mejores temas de la escena de acá que es “Héroes anónimos”. Con los últimos discos (bah, en verdad con todos menos los primeros) su sonido se volvió más sintetizado, el bajo más trashero y latoso, teclados a veces acompañando y a veces dando el ritmo electrónico. Lo que siempre se mantiene, un baterista muy al palo.

Público de unas tres mil personas, chicos y chicas, renovado, no tan garage. Si tocaran “Héroes anónimos”, ¿explotaría el Luna? Cuando tocaron “Plan B”, ¿cuántos pensaron ‘uh, loco, está el Walas’? Pensamientos de Juanita. Estaban las chicas del abanico. ¿Lo llevás porque tenés calor o para decir ‘soy canchera, tengo un abanico’? Había personajes con cosa de glam-rock.

Igual la comunión con el público se notó. Cantando solo, a capella, “Hay casi un metro al agua”, fue el momento emotivo. Y pegadito, “Persiana americana” de Soda, dedicada “a Gabi y a Gustavo Cerati”. Mandándole energía, sincero, se sentía su presencia.

Presentar un nuevo disco, El mezcal y la cobra, dijo Fernando que nunca saben si la gente lo va a cantar, cómo les llegará. Con “Klimt… pintemos” dijeron que muchos querían que fuera el primer corte, en vez de “Aparecen cuando bailamos”… pero sonaron las dos, fuerte y caliente. La puesta era austera, alejándose de la grandilocuencia de la época de Laberintos entre aristas y dialectos.

Clásicos, “Eso espero”, “Origen extremo”, “Magia veneno”, una versión bien metalera de “Óxido en el aire”, “Gritarle al viento”. “Cuando soñábamos con Gabi y con Marce, a dónde íbamos a tocar, Gabi dijo ‘en Obras’ y después pensamos ‘el Luna Park’, y este ya es nuestro tercer Luna Park… gracias”. Ovación.

Cuántos amigos que pasaron. Walas y Pablo de Massacre, el momento más alto de la noche con el doblete “Tanto amor/ Plan B” que desató un gran pogo. “Este tema no lo pensábamos tocar”, agregó Fer, “lo ensayamos una vez, hace dos días” y pasaron al siguiente, impecable.

“¡DALE!” Esas notas, el pulso de la batería, el chiflido. A ochenta centímetros del piso! Ochenta y siente! Te hago un tema que dice “dale!”, agite, que reviente todo.  Otro amigo, Zeta Bosio, para “Y lo que quiero…”

Fotos: “gentileza Amelia comunicación”

http://www.ameliacomunicacion.com

El sábado a la noche Juanita se dividió, por esta cualidad que ella tiene de estar en dos lugares a la vez: su casa, el Matienzo, con el recital de Folioscope y Café Vinilo, con su amiga Sofía Viola. Y se despertó hoy a la mañana y como es obvio que no captó tanta información en esas circunstancias dijo “voy a llamar a mi amiga Sofía”. Y la llamó, y ella atendió, y recordamos juntos ese hermoso recital. La música vuelve a Juanita omnipresente.

Ella solita entre tanta gente, en Café Vinilo, una noche lluviosa a la una de la mañana. Terminó como a las tres y era ¿qué hago ahora?

“Muna munanqui”, primer tema de esta noche. Subió con un morral, eh me acabo de bajar de bondi, permiso, puedo tocar? Adelante, cómo no. Fuertísimo aplauso de la platea llena, mucha gente que la había ido a ver especialmente cual groupie incondicional. Y mucho boca a boca “sabés qué, tenés que ver a Sofía Viola”.

Súper teatral en el escenario, genera personajes, se hace la rocker, la punky, te toca una chacarera y agita la cabeza a lo Angus Young. O unos tangos: “Resaca”, “Menstruatango” (!) y “A mí no”, que son tangos pero a lo Viola, como los de Piazzolla.

Estaba toda la familia, el viejo, amigos de la vida. El hermano la agitaba desde la tribuna, ella en un momento lo calló porque estaba haciendo bardo. Y el papá, “¡PAPÁ, VENÍ A TOCAR!” y él obediente, todo tímido, agarró la trompeta y se puso a tocar, el Pollo Viola.

Sofi sola, Sofi con el viejo, Sofi con Barbarita, Sofi con toda la banda y después Sofi sola con Eze Borra. Y todo el tiempo Sofi con Juanita. Sí, muchos invitados esta noche. Eze Borra tocó en un tema el bajo y después percusión. Barbarita Palacios es la otra mitad de Las huevas son esta, tocaron unos temas intercambiando instrumentos, una peña modernizada. Y la banda Martín Sus en guitarra (alabada sea la Rickenbacker y su sonido psychedelic cumbias) y Pablo Ibáñez en bajo (Si! Sr). Todos con los ojos casi cerrados y los poros bien abiertos, hace que lo que se escucha, sea lo anecdótico y solo importe lo que se siente. ALMA, CORAZÓN Y VIDA, cantaba el Trio Los Panchos.

El diálogo, todo el tiempo ella con el público. La máscara de Satanás, “necesito una de hilo para el verano, si no me voy a morir…” para el tema “Ópera de un hombre corriente (Stracqualursi)” por un jugador de Ferro. ¿Por qué? No tengo la menor idea, mandá Sofía Viola al 2020 y recibí los secretos más oscuros y los porqué de los nombres de canciones más bizarros. JAJAJAJA, reía Satanás.

Muy contenta de estar ahí  con toda esa gente (casi que salta sobre la gente), pero se sintió triste porque hubo algunos que no pudieron entrar a verla, amigos, personas que realmente la fueron a ver porque la siguen, porque les gusta, pero el sistema es así… “Me quedo con los lugares chiquitos, yo con la gente” Dijo La Viola, mientras celulareaba con Juanita.

Felicidad en su cara, real, sentida, sincera. Algo más allá de las palabras, que solo la música puede expresar. Qué mejor para el andar de Juanita…“Croa, croa! Chia, chia!

“Cuando las almas se levanten, La Viola las hará cantar y bailar al ritmo de su charangón.”

Chau che. TAM-PÓN!

http://www.cafevinilo.com.ar/

Nacho y los caracoles. ¿Quién carajo es?, podrán preguntarse. Juanita se pregunta, sí -pero tambén escucha, también camina, también sale los domingos a la noche, con frío, a recorrer “lugares con parlantes”, como decía Gustavo.

El pasado domingo 3 de julio posó su oído alado en Vuela el pez, “club de arte”, lindo espacio por la zona de Córdoba y Julián Álvarez. Ahí, entre sillones, luces cálidas y buena música, Juanita pudo cobijarse del frío que azotaba la ciudad de Buenos Aires en una noche plenamente invernal (¿infernal?)

La gente haciendo “puerta”, a la intemperie, auguraba una convocatoria nutrida. En efecto. Juanita se escabulló por las hendijas del periodismo hasta lograr un cómodo lugar en el salón principal del Pez, más específicamente recostada en un puff sobre el “escenario” que, particularmente hoy, no oficiaba de tal.

Nacho Rodríguez y sus dos compañeros músicos aparecieron a las 10 y cuarto de la noche (solo una hora y cuarenta y cinco minutos después de lo anunciado…), emergiendo de entre una masa compacta de jóvenes cool que estaban ansiosos por su folk-pop inofensivo que tanto nos gusta. Y hubo de eso: “Escuadras” (“todo es cuadrado” “hoy desperté/ y no tengo a nadie al lado”), “Baila!”, “Chinita”, “Angelitos”, el hermoso “Día nublado” de Doris.

Los sonidos básicos del trío (guitarra criolla, contrabajo y percusión-batería, todo sin amplificar) se enriquecían por momentos con algún níveo metalofón o los coros (destacadas armonías vocales) de los dos músicos sumándose al cantante. Instalados en medio de la gente, se generó una intimidad difícil de lograr en otros ámbitos.

Juanita se sintió parte de una comunión, de un momento de confluencia entre los cursos de vida que nos llevan, cada uno por su lado, a compartir algo tan inmaterial (y concreto) como la música.

Radio en vivo

Radio en vivo Viernes de 22 a 23 hs, por Radio Colmena

Estos son los chicos de Juanita

Juanita en Mixcloud!

Mixcloud

Juanita en Twitter

  • estoy escuchando un viejo Roadcase de Wilco, en vivo en 2012, la mejor época 4 days ago
  • "Lo que pida la mayoría se realizará" 1 week ago
A %d blogueros les gusta esto: