You are currently browsing the tag archive for the ‘rock’ tag.

Escondidos detrás de una maceta, en blanco y negro. Así eligen presentarse al mundo en la contratapa de su segundo disco los Veronica falls. Roxanne Clifford (voz y guitarra) mira fijo a la cámara, sin altanería pero lejos de parecer intimidada. Patrick Doyle (batería y coros) se ve algo empequeñecido, abajo a la derecha. James Hoare (guitarra y voz) luce confiado, listo para enfrentar lo que venga. Marion Herbain (bajo) es la tímida del grupo (¿síndrome de las cuatro cuerdas? no, mirá a Flea…)

Las dos guitarras se entrelazan al comienzo de “Tell me” antes de que entre la batería, ese caminar seguro que ya venía del primer disco. No te prometen fuegos artificiales ni excursiones al Himalaya. Conectá y tratá de distinguir las ondas que viajan.

“Broken toy” es una hermosa canción pop. Pop para divertirse, podrán decir. Sí: eso es lo que busca Juanita. Melodías pegadizas y juegos vocales en la senda de Roky Erickson (gran cover hicieron de su “Starry eyes”). “Shooting star” tiene el sabor de lo nuevo, de la oscuridad de su debut con la mayor claridad de ahora (como nos dijo Patrick, el disco nuevo es “sunnier”). Hasta los temas más oscuros tienen otro cariz, como “If you still want me” o “Buried alive” (“enterrame vivo/ no me importa si la gente llora/ me quiero enfermar/ me quiero agarrar lo que venga”). Y el punk-rock más cortito-y-al-pie sigue existiendo, cómo no: “My heart beats”. Late el corazón, obviamente. Pero vos no te esperabas esos cruces vocales. Delicioso.

Qué decir del “title track”, “Waiting for something to happen”. Estás ahí esperando que algo pase. Todos se ríen de vos, pero te parece que es mejor agarrar la guitarrita y tocar.

Veronica falls es una gran banda porque son un típico cuarteto de rock que no suena como un típico cuarteto de rock. Sus canciones nos hablan de las angustias de la adolescencia, de ir caminando de la mano con esa personita especial a esa fiesta donde pensás que tu vida va a cambiar y finalmente te quedás en el medio, solo, viendo a la vida pasar. Y te volvés a tu casa solo y llorás y te querés matar, como decía el Moz.

Como banda aparte tienen una mística particular, cómo se visten, las cosas que ponen en su página, sacan casetes con demos, grabaron su primer disco dos veces porque la primera quedó “muy producido” y entonces lo grabaron en vivo todos juntos en tres días. Y ahora con este nuevo me vino un CD con cinco covers (ya lo habían hecho para el primero). Hay uno de Dylan rarísimo. Grabaron las voces en un baño para lograr un “reverb natural” (?)

Las guitarras eléctricas todavía tienen algo que decir.

¡Chocá esos cinco!

Waiting for something to happen

 

Veronica Falls official site
Bella Union official site

El primer disco de Un día perfecto para el pez banana empieza como el último de Wilco. En el medio de todo: “… y aunque …” ¿Y aunque qué, muchachos, si recién empezamos? Quilombo, pero medido. Constante de los siguientes 43 minutos: una producción nítida, impecable, donde se escucha cada nota de bajo, cada golpe de batería, cada eco del delay. Una concepción de la música como instantaneidad, como ensamble, como lo irrepetible que, aún así, nos esforzamos por apresar.

En canciones como “Mañana” pensás “che, cada instrumento se las quiere tomar por su lado”, pero una fuerza extraña los mantiene juntos. No para. La voz de Lucila Escalante puede tener algo de médium. Las voces, debería decir Juanita, que sabe cómo es esto de las personalidades múltiples y los matices. Una lírica que abunda en paisajes, descampados y malezas, mares y colores imaginados.

“Casa” es un pispeo, es la mirilla de una habitación que da al mar pero que no logra satisfacernos. Un aliento. Y qué decir de “México”, una perfecta canción pop-rock-experimental de esas que ya no hay. Mucho camino recorrido desde ese EP de fines de 2010, aunque quizás se perdió un poco el ataque y la inmediatez cortito-y-al-pie de esos primeros temas en aras de una arquitectura majestuosa.

Pero cómo atrae la frescura de este quinteto: la batería de Santiago Álvarez Ruiz certera, siempre pegando en el beat menos esperado, el bajo de Juan Manuel Pairone aka “Pai” (a quien entrevistamos hace muuuucho tiempo en JuanaJuanita) escuchando el llamado de lo salvaje, las guitarras de Iñaki Ruibal y Javier Rabinovich que entran y salen. Inestabilidad. “Con vos y el viento”: ¿qué suena acá, por qué paró esa guitarra, por qué sigo moviendo la cabeza y no me dejan salir, como decía Charly? ¡¡AHHHHHH!!

El corazón del disco es “Bien”, dos minutos de lisérgica apertura instrumental, atmósfera misteriosa (uy, cómo sigue sonando la bata). El juego de las guitarras es clave en todo el disco, siempre prístino, siempre melodioso. Y el final carnavalesco nuevamente, casi siete minutos de plena creación musical fatto in casa como unas buenas pastas. Sigue la exploración con “Caja muda”, una cosa deliciosa además de la flase flúo dárgelosiana “te gusta escuchar/ no te imaginás lo que son mis silencios”.

El primero que diga Animal Collective se lleva un huevito Kinder (“ooooolaa/ ooooolaa/ ooooolaa”). Y sí, los referentes extraterrestriales existen, como las brujas. Y no duermas: “antes de dudar/ guardame en tu bolsillo”.

Un día perfecto para el pez banana es una banda excéntrica, original, única y, lamentablemente para nosotros los porteños, nacida y criada en Córdoba. Alta movida por estos años en la ciudad mediterránea. Un lujo, sana envidia y la mejor para lo que seguirá.

“Puedo abrir tus cajas mil veces más y saber que el mundo es de botones”.

SUBA (2013)

un día perfecto para el pez banana – SUBA (Ringo Discos, 2013)

Grabado en estudios móviles NN en Tanti, Sierras de Córdoba, y en estudios Matarex, Buenos Aires.
Mezclado en estudio El Árbol.
Masterizado en Puro Mastering.

Producido por Manza Esaín y un día perfecto para el pez banana.

Juanita track picks: “México”, “Con vos y el viento”.

Se puede escuchar completo o descargar gratis acá.

Y Juanita volvió a Ultra. Acorazado Potemkin decía el pizarrón que la recibió en la vereda de San Martín, a pasos de Galerías Pacífico en una noche, como diría Andrés, más que agradable para… ¡epaaaaa!

Me había invitado Juan Pablo, cuando estuvo en el programa. “Venite, Juana, que quiero que conozcas una luz nueva, extranjera”. Como a mí me gusta el verano, la noche, las ruedas y las calles cortadas, me mandé. En el colectivo fui escuchando un casete de Underworld en el walkman, comprado por siete pesos en el parque rivadavia y que reza second toughest in the infants. Ahí arriba, mucho antes de chocar contra Acorazado, entendí por qué la tarjeta se llama SUBE.

¡Oh, ha llegado la Juana!, se abrieron todos a mi paso. Patricio, también amigo reciente, me saludó desde la barra. Gustavo no dejaba de confraternizar con la maraña de asistentes que ya colmaban el recinto. Cerca y bien acompañada, como me gusta.

Tocaba una banda de apertura: Venus india, me acordé de la baterista porque me gustaba cuando la veía con Me darás mil hijos. Después vino y se paró al lado mío, ¡oh! La emoción.

Acorazado habrá empezado (¡versito!) cerca de las once. Estaba hablando con mi amigo Julius Solo cuando sentí el bajo de “Desayuno”. AHHHH, empezó a temblar Ultra. “Gustavo, qué pasa con el aire acondicionado!” ya lo increpó JP al segundo tema, creo. Mi memoria me está jugando malas pasadas. Por eso escribo. Pero el anotador me lo olvidé en el asiento del 80 en los 80.

Un solo disco tienen los tres ellos, Mugre, que si no lo escuchaste te podés meter acá o comprar la bella edición de Oui oui records. Cómo me sacudió el triplete “La carbonera-Caracol-Quiero”. Al palo, al hilo. Éramos como cien ahí abajo, la vi a la talentosa Flopa, me ilusioné un poquito con que subiera a cantar “La mitad”, pero no, la tarareó para sus adentros como yo.

“Nací junto a la carbonera de la ruta 202
Las uñas negras de mi padre, como mis hijos, como yo
Crá, crá, crujen los troncos y se aprende a sonreir
cerrando bien la boca y escupiendo el hollín”

Qué lindos los temas nuevos, no dijeron nombres pero la verdad espero con ansias el disco nuevo de Acorazado.

¿Por qué vas a recitales, Juana?, me preguntaba la gente esperando el bondi de vuelta, frente a un edificio-barco que supo ser de los ingleses. Porque me gusta volver a la madrugada con la camiseta transpirada y un recuerdo persistente en los oídos, de saber que fui testigo de algo único e irrepetible pero que, gracias al sabadabadueira, se repite cuantas veces lo queremos.

Acorazado Potemkin, por  Sebastián Molina

Acorazado Potemkin @ Ultra (como se pone ahora). Jueves 17 de enero de 2013. Foto: Sebastián Molina.

A Juanita le interesa conectar con gente que vive la música desde distintos lugares. Arriba de un escenario, hippiando en un camping, tomando whisky en una barra solo a las seis de la mañana mientras suena esa canción que, claramente, pusieron para que nos vayamos. Juanita vive en ese mundo de curvas y contracurvas.

Por eso armamos el programa del viernes 18 de enero. Patricio Feely es músico y productor. Actualmente toca en Like in the movies y antes integró Hamacas al río y Subsole. Como productor fue parte del sello Ultrapop, con el amigo Gustavo que ya pasó por JuanaJuanita, y ahora trabaja en el bar homónimo, Ultra.

Empezamos por su relación con la música, con el tocadiscos de casa. Los Beatles, aprenderse las lectras. Adolescencia y el colegio, recitales de los Redondos o bandas chicas.

“Un amigo me dio un casete TDK D-90, de un lado los dos primeros discos de los Redondos y del otro lado el tercero y el cuarto. Entonces yo tenía toda la discografía de los tipos en un casete… Y así los empecé a escuchar, a ir a ver… El lugar más chico que los vi fue en Obras, el primer recital que fui para que te des una idea fue el de Bulacio…”

Ultrapop, producir shows a partir de conocerse frecuentando Puán durante años para tomar birra. Editar discos, distribuir, los inicios del CD. Las fiestas en la crisis más grande de la Argentina.

“Las fiestas Pop City se hacían en Unione e Benevolenza, en el sótano, empezamos en el segundo semestre de 2001, después vino la crisis… Las primeras fueron muy a pulmón, era un espacio de mil y pico de personas. El viernes de la semana del 18, 19 de diciembre, me acuerdo que debutaban lo que después fue Mataplantas, que se llamaba Bárbara Feldon, con Pablo Dacal. Y obviamente el show no se pudo hacer, estaba todo incendiado, a diez cuadras de Plaza de Mayo… Y lo quisimos hacer a la semana siguiente, habían pasado cinco presidentes, el show fue un fracaso, no vino nadie, nos peleamos con la banda, ellos se pelearon entre ellos, nos peleamos con la gente del lugar…”

Patricio es recordado por su rol como productor ejecutivo y descubridor de Doris, banda con la que Juanita tiene una relación tan especial, cuyos miembros pasaron todos por nuestra mesa.

“A los Doris los conocí en el ’98, yo estaba con mis amigos de viaje por los Siete Lagos. En un camping, al lado nuestro había una horda como de veinticinco pibes de dieciséis años que armaban un descontrol bárbaro, con guitarras, cantando. Eran casi la división entera de un colegio que también estaban de viaje y resulta que eran estos muchachos. Estaban todos ellos, todos sus amigotes, que son la misma gente con la que los ves hoy, viste, son veinte siameses (risas). ‘Estos flacos tienen algo’, sentías que cada vez que agarraban un instrumento pasaba algo… Después la banda me fascinó desde la primera vez que los escuché y cada concierto que los vi me pareció genial, siempre: con algo distinto, con propuestas distintas, por ahí de un show a otro te cambiaban la lista entera de temas, más toda su estampa arriba del escenario…”

Mucho más en este JuanaJuanita.

Acá lo pueden escuchar online en Mixcloud:

JuanaJuanita – 18/1/13 (Patricio Feely) by Juanajuanita on Mixcloud

 juanita_patricioChau che!

Ayer visitó JuanaJuanita una figura especial de la música independiente de los últimos lustros.

Gustavo fue el fundador de Ultrapop a fines de los 90. Como piensa Juanita, la música tiene varias patas y Gustavo la entendió así desde el principio, editando discos por el sello, manageando bandas emergentes y armando conciertos y fechas para agitar el combo.

Ultrapop editó a las bandas más importantes de la década pasada, como Pequeña orquesta reincidentes, Jaime sin tierra o Doris. También íconos de la independencia, como Melero, editaron sus mejores discos con ellos. Del exterior trajo recordados shows y editó localmente a artistas como Stephen Malkmus y Cornelius.

Caminos y sótanos recorridos, el agite de una ciudad en esplendor y crisis, el amor por la música y sus recompensas y golpes. La selección musical fue exclusivamente de discos editados o distribuidos por Ultrapop entre 1999 y 2002:

  1. “Ojos de videotape”. Jaime sin tierra. Cerca de la revolución. Tributo a Charly, 1999.
  2. “Río Paraná”. Suárez. Río Paraná, 1999.
  3. “Andoamandoamanda”. Buenos muchachos. Aire rico, 1999.
  4. “Cruz”. Pequeña orquesta reincidentes. Mi suerte, 2001.
  5. “Ausencia”. Subsole. Subsole, 2001.

Acá lo pueden descargar: http://www.mediafire.com/download.php?cx6rybpe5bdtdpn

Radio en vivo

Radio en vivo Viernes de 22 a 23 hs, por Radio Colmena

Estos son los chicos de Juanita

Juanita en Mixcloud!

Mixcloud

Juanita en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: